Enero: “Cuando pedíamos el templo de Debod”

Enero: “Cuando pedíamos el templo de Debod”

AHME. Sig. 837-6 Ver enlace


Templo de Debod-001pEn la montaña de Príncipe Pío de Madrid, junto a la Plaza de España, se encuentra ubicado el Templo de Debod. Este monumento fue un regalo del presidente egipcio Nasser a España por la participación de nuestro país en la campaña que la UNESCO lanzó en los años 60 del siglo XX para salvar los santuarios de la región de Nubia, cuando se construyó la presa de Asuán con el objetivo de controlar las crecidas del Nilo.

Entre 1898 y 1902 se construyó la presa baja que provocó que unos nueve meses al año el templo se inundara emergiendo únicamente en la temporada estival, circunstancia que obviamente contribuyó a su deterioro. Pero al construirse la presa alta de Asuan, iniciada en 1956, numerosos monumentos nubios corrían el peligro de desaparecer debido a las crecidas del llamado lago Nasser, por lo que Egipto solicitó ayuda internacional para sacar adelante el proyecto “faraónico” de salvar algunos templos de la inundación para siempre. En esta campaña participaron unos 50 países y un gran número de particulares. Por el generoso apoyo de España, el gobierno egipcio donó a nuestro país el templo de Debod.

En el Archivo Histórico Municipal de Elche se conserva un dossier[1] que contiene las gestiones del Ayuntamiento de Elche al conocer la citada donación para que el templo se instalara en Elche. Comienza el dossier por la Moción que el alcalde presenta a la Comisión Permanente con fecha de 22 de febrero de 1966, en la que expresa que, puesto que se han hecho algunas donaciones por parte del gobierno egipcio y a España le ha correspondido un templo del valle de Nubia, consideraba que Elche era el lugar idóneo para su instalación por las características de nuestra ciudad y por tanto había de solicitarse. La Moción fue aprobada por la citada Comisión y la posterior propuesta remitida a la Dirección General de Bellas Artes, Sección Tesoro Artístico y Exportación de Obras de Arte. Pero el propio Director General contestó que no había acuerdo alguno todavía por lo que no se podía prever un emplazamiento para este monumento.

El templo de Debod fue construido con dedicación al dios Amón y a Isis 200 años antes de nuestra era, aunque posteriormente fue reformado por la dinastía ptolemaica, y abandonado a partir del 635 d. C. al ponerse fin al culto pagano en esta región.

De los numerosos templos del valle de Nubia que fueron trasladados, cuatro lo hicieron fuera de su zona, entre ellos el de Debod. Primero se describió minuciosamente el monumento, pieza por pieza, y después se desmontó el santuario y se trasladaron los sillares a la isla de Elefantina, donde permanecieron una década. Posteriormente, un total de 1356 bloques fueron acarreados hasta España y colocados en esa montaña de Príncipe Pío donde una vez reconstruido, fue inaugurado en 1970.

De lo que sucedió en España, sobre todo en Elche, mientras esperábamos que fuera trasladado el templo, da buena cuenta este dossier. El Ayuntamiento, en marzo de 1968, enterado del próximo traslado a España del templo, volvió a reiterar la petición al Ministerio de Educación y Ciencia ofreciendo para su emplazamiento la ladera del Vinalopó, junto al Parque Municipal. Según se argumentaba, el clima y el paisaje de nuestra ciudad harían similares las condiciones para su contemplación y conservación con respecto a su lugar de origen. Pero también se deja caer en el escrito que su instalación en Elche pudiera servir como compensación moral por tener a la Dama en Madrid.

A partir de aquí se sucede la correspondencia con instituciones y particulares para que apoyen la causa de Elche y escriban asimismo al Ministerio para hacer presión. Diputaciones provinciales, Ayuntamientos, entidades culturales, artísticas y otros organismos públicos y privados se sumaron a la petición junto con algunas personas particulares. Elche no era la única ciudad que lo solicitaba, también Almería, pero Elche tenía la característica especial de su paisaje de palmeras.

De entre todos los apoyos públicos y privados que en este dossier se guardan hay solo una voz discordante. La V Asamblea Nacional de Orientalistas, única asociación científica dedicada a estudios orientales -tal y como aparece definido en su comunicado- acordó solicitar que el templo de Debod se instalara en Elche. Esta decisión fue aprobada por mayoría pero con el voto en contra del profesor Blanco y Caro, director de las excavaciones arqueológicas españolas en Nubia, «quien manifestó su deseo de que el templo fuese trasladado a Madrid, para su mejor estudio».

A finales de noviembre la prensa anunció el acuerdo para que el templo fuera instalado en Madrid. El Ayuntamiento en diciembre de ese mismo año 1968 volvió a reiterar que se considerase esta decisión. Ciertamente desilusionados porque, a pesar de los esfuerzos, el Ministerio no se había tomado ni siquiera la molestia de argumentar su decisión razonadamente. No acabaron aquí las gestiones por parte de nuestro consistorio pero el resultado final es por todos bien conocido.

El dossier se completa con algunos recortes de la prensa nacional opinando sobre este tema, como es el caso de El diario vasco de 17 de julio de 1969 subrayando el error de la ubicación elegida en el cuartel de la Montaña, donde tuvieron lugar los sucesos del famoso 2 de Mayo, pero que no acompañan en paisaje a un templo egipcio. Y una palabra repetida en prensa y en otros documentos del dossier: «centralismo». Además, desde el principio se recogen las noticias acerca de lo que el frío de Madrid perjudicaba al monumento, no en vano en el momento en que se está redactando este “documento del mes” el templo de Debod está cerrado al público en su interior porque el contraste de temperatura que provoca las personas que lo visitan por dentro y el exterior frío de Madrid le causa daños. Sin ánimo de crear polémica ¿dónde pensáis que podía haber estado mejor ubicado?

[1] Este dossier tiene por título «Solicitando del Ministerio de Educación y Ciencia se instale en Elche el “Templo de Dabod” (sic), donado por el gobierno egipcio» y la signatura es: Legajo 837, nº 6. Hemos elegido, como ejemplo del documento del mes, algunos documentos pertenecientes a este dossier.

Compartir: