Balance Unidad Turística del 2 al 22 de julio

Balance Unidad Turística del 2 al 22 de julio
  • Las principales infracciones detectadas son por presencia de mascotas en las playas, realizar actividades deportivas en la zona de baño y circular o estacionar en zonas protegidas.
  • La presencia tanto en las vías de circulación, como en la propia arena y dentro del agua, posibilitan una mayor eficacia y poder asistir a bañistas rápidamente.

En el período comprendido entre  el 2 y 22 de julio la GRUMAT (Grupo de Unidad Marítima y Atención Turística) ha comenzado la vigilancia y control del litoral ilicitano, abarcando desde la Playa de El Altet hasta la del Rebollo en La Marina. El inspector, dos oficiales y 16 agentes agentes destinados a este servicio desarrollan su labor tanto en los paseos y vías públicas, apoyados por la Unidad de Movilidad Urbana, como en la arena y dentro del agua. Esto les dota de una mayor eficacia y control sobre las infracciones a las distintas ordenanzas municipales, así como la legislación específica de playas, con apoyos puntuales a la vecina ciudad de Santa Pola.

En estas primeras semanas de trabajo uno de los apartados que más a destacado ha sido el seguimiento a las más comunes infracciones de la Ordenanza para la Seguridad en el Uso, Disfrute y Aprovechamiento del Litoral, registrando 179 denuncias. Poco más del 30% han sido por presencia de animales en las playas, un 20% por la práctica de actividades deportivas prohibidas en la zona de baño, 16% por acampar, circular, estacionar en zona protegida o de playa, seguido de un 12% que sancionarán infracciones relacionadas con la pesca, tanto submarina como desde la orilla. Del mismo modo, se ha prestado especial atención a la realización de actividades no autorizadas (8%), especialmente ofertantes de masajes sin titulación y envases manipulados, o la venta ambulante (6%) centrada en la distribución de bebida, fruta o comida sin condiciones higiénicas adecuadas o trazabilidad definida. Otros aspectos como el acceso a la playa con vidrio o el abandono de embarcaciones han supuesto 5 y 2 denuncias respectivamente.

La vigilancia sobre los canales de navegación, que dan acceso a embarcaciones y deportistas, han supuesto la interposición de dos denuncias a bañistas, que tienen prohibida su presencia en ellos, y otras dos por fondear en ellos.

La Seguridad Ciudadana y la Salud Pública es otra de las grandes demandas vecinales y de los veraneantes, que públicamente han trasladado su agradecimiento a la notoria presencia de la GRUMAT, especialmente en La Marina. Hasta el momento se han formulado 26 actas denuncia a varias infracciones de la L.O. de Protección de la Seguridad Ciudadana 4/2015, complementadas con una intervención de arma blanca y 10 denuncias a usuarios, tanto por consumo o posesión de estupefacientes como por alcohol en vía pública. El seguimiento e identificación de personas o vehículos sospechosos sigue siendo un punto central de su actuación, como en veranos anteriores en los que se consiguió una importante reducción de las denuncias. También se realizan los controles de actividades e informes de concesiones, que completan el trabajo de la UEAC con su comprobación inicial quioscos y hamacas.

Igualmente, como requisito propio de un municipio turístico se vigila el cumplimiento de las normas mínimas de convivencia y limpieza, controlando el reparto de publicidad no autorizada, uso de de megafonía y cualquier incidencia que deba ser atendida por los servicios de limpieza. Estos servicios suponen una media docena de actuaciones. Sin embargo, los integrantes de la GRUMAT tienen previsto reforzar la vigilancia en cierto puntos ante el abandono de basura tras el abandono de la playa de ciertos usuarios y que genera una imagen negativa en el entorno. De hecho, desde la “Dama de Elche”, se ubican redes de pesca abandonadas o se recoge basura flotando en la línea de costa. En este apartado se ha llegado a recoger incluso pequeños bidones de aceite de motor en el momento que comenzaban a verter sus restos al agua. Los residuos son depositados en puerto una vez finalizada la jornada.

En los primeros compases de julio la asistencia a personas han supuesto la atención a usuarios en el agua en dos ocasiones y a embarcaciones en otras tantas, como en la del encallamiento en Santa Pola. Sobre tierra destaca la asistencia a un accidente laboral, con un electrocutado en estado grave, así como las colaboraciones con el equipo de socorristas municipales.

Por otro lado, siendo muy importante el apoyo de la Unidad de Movilidad Urbana, se realiza un intenso control de tráfico y estacionamiento. Se intenta así dotar de fluidez a la circulación y garantizar el paso de los servicios de emergencia, ante la gran afluencia de vehículos a los principales puntos de baño, como son Carabassí o La Marina. En este período se han formulado 168 denuncias municipales y 13 destinadas a la Jefatura Provincial de Tráfico de Alicante.

Compartir: