Qué son los desfibriladores

 

Según el Consejo Europeo de Resucitación Cardiopulmonar, el 80% de los fallecimientos por parada cardiorrespiratoria se producen fuera del ámbito sanitario y la mayoría son presenciados por familiares o amigos que, en el 80% de los casos, no realizan ninguna maniobra sobre el afectado.

La muerte súbita cardíaca consiste en que el corazón deje de latir de forma inesperada en una persona que aparentemente se encuentra en buen estado. Es un problema de salud que afecta a personas de cualquier edad y sexo y de forma imprevisible. La única manera de salvar a quien lo sufre es interviniendo con un desfibrilador (DEA), un aparato que se encarga de dar una descarga eléctrica para que el corazón vuelva a latir de forma normal.

Para recuperar a la víctima sin secuelas es de vital importancia hacer uso del desfibrilador durante los primeros minutos de la parada. Cualquier persona con un mínimo de conocimiento sobre el mismo puede hacer uso del desfibrilador.

En el siguiente vídeo se muestra la actuación ante una parada cardiorrespiratoria y la colocación de un DEA. Recuerde que además puede inscribirse a nuestras charlas gratuitas para conocer su funcionamiento y aprender la maniobra de reanimación cardiaca.