FEBRERO: EL ASILO CUMPLE 100 AÑOS

FEBRERO: EL ASILO CUMPLE 100 AÑOS

AHME, sig. H-104-29 Ver enlace


h-104-29Hace 100 años, el 2 de febrero de 1919, fue inaugurado el actual Asilo de Ancianos situado en la calle Fernanda Santamaría. Esta institución fue fundada en 1887, instalándose en sus comienzos  en la planta baja del convento de San José, que estaba habilitado por entonces como hospital. Pero Fernanda Santamaría, principal impulsora de este proyecto, buscó una nueva ubicación para el mismo y, tras varias propuestas fallidas, se construyó en un solar propiedad de José García Coquillat, iniciándose las obras en el año 1916.

El AHME se quiere sumar a la celebración de su centenario presentando los planos originales del proyecto realizados por el arquitecto de origen ilicitano, pero afincado en Barcelona, Marceliano Coquillat Llofriu (1865-1924). Este arquitecto es más conocido en Elche por el proyecto de rehabilitación de la Iglesia de Santa María, pero su trayectoria profesional  se desarrolló principalmente en Barcelona y en San Just Desvern, donde diseñó diversos edificios de estilo modernista como el Mercado de Sarriá, Can Ginestar en  San Just Desvern, la Casa Josefina Bonet, etc. Fuera de Cataluña diseñó la Casa Maestre en Cartagena o el Casino “La Confianza” en Valdepeñas.

El proyecto del asilo está compuesto por cinco planos: el de la fachada, la planta baja, la planta principal, y la parte trasera (vista interior al mediodía), y acompañado por un pequeño  croquis con la ubicación del edificio en el terreno. Estos planos pertenecen a la colección Pedro Ibarra, quien los agrupó en una carpetilla que realizó él mismo, y escribió las anotaciones¹.

Marceliano Coquillat diseñó un edificio en forma de E de dos plantas, excepto en la parte del vestíbulo, que tiene una altura más. Desde éste, se accedía a los dos laterales y a la capilla, que ocupaba el cuerpo central.  En la planta baja se ubicaban las instalaciones de día: una sala de recreo y taller para hombres en el ala izquierda, y otra de costura para mujeres a la derecha. También se encontraban en esta planta el consultorio médico, el comedor general y la cocina. En el piso de arriba, estaban los los dormitorios comunes – uno para hombres y otro para mujeres-, las habitaciones de las monjas, y habitaciones individuales para las “personas distinguidas”.

Pero lo que más destaca sin duda del proyecto original es el estilo modernista que Coquillat había dado al edificio: las ventanas alargadas de estilo ojival del tercer piso, la decoración de las ventanas; los arcos del porche de la parte trasera, etc.  Algunos de estos elementos, o bien no se llevaron a cabo por la falta de medios económicos, o fueron suprimidos en las reformas posteriores que sufrió dicho edificio. Una de las pérdidas más significativas fue la hornacina con la virgen que decoraba la portada principal, sustituidas en la actualidad por unas ventanas. Esto ha dejado al asilo con  un estilo más funcional y racional, muy lejos del estilo modernista que le dio el arquitecto y que es característico de otras obras suyas.

[1]AHME, sig. H-104/29.